Do d’avui

Una historia que quizás pocos conocen …

Se refiere a dos de los tres tenores – Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras que emocionaron al mundo cantando juntos

Aún los que nunca visitaron España, conocen la rivalidad existente entre los catalanesy los madrileños, ya que los catalanes luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid.

Pues bien, Plácido Domingo es madrileño y José Carreras es catalán. Por cuestiones políticas, en 1984, Carreras y Domingo se enemistaron.
Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, ambos hacían constar en sus contratos que solo se presentarían en determinado espectáculo si el adversario no fuese invitado.


En 1987, a Carreras le apareció un enemigo mucho mas implacable que su rival Plácido Domingo.
Lo sorprendió un diagnostico terrible: ¡¡Leucemia!!
Su lucha contra el cáncer fue muy sufrida. Se sometió a varios tratamientos además del auto-trasplante de la médula ósea y un cambio de sangre que lo obligaba a viajar una vez por mes a Estados Unidos.
En estas condiciones no podía trabajar y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes y del tratamiento debilitaron sus finanzas. Cuando no tuvo mas condiciones financieras, tomó conocimiento de la existencia de una fundación en Madrid, cuya finalidad única era apoyar el tratamiento de leucémicos.
Gracias al apoyo de la fundación “Hermosa”, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar. Recibió nuevamente los altos caches que merecía, y trató de asociarse a la fundación. Al leer sus estatutos, descubrió que el fundador , mayor colaborador y presidente de la fundación, era Pláacido Domingo.
Luego supo que éste había creado la entidad, en principio, para atenderlo y que se había mantenido en el anonimato para que no se sintiera humillado por aceptar auxilio de su “enemigo”

De lo mas conmovedor fue el encuentro de los dos…

Sorprendiendo a Plácido en una de sus presentaciones en Madrid, Carreras interrumpió el evento y humildemente, arrodillándose a sus pies, le pidió disculpas y le agradeció públicamente.

Plácido lo ayudo a levantarse y con un fuerte abrazo sellaron el inicio de una gran amistad. En una entrevista a Plácido Domingo, la periodista le preguntaba por que había creado la fundación “Hermosa” en un momento en que, además de beneficiar a un “enemigo”, había ayudado al único artista que podría hacerle competencia.
Su respuesta fue corta y definitiva:
“Porque no se puede perder una voz como esa…”





Ésta es una historia real de la nobleza humana, y debería servirnos de inspiración y ejemplo.

Cuando veas una estrella fugaz
guárdala en tu corazón
es el alma de alguien que consiguió
dar a los suyos su amor…



Canción
”Amigos para Siempre” Sarah Brightman y José Carreras



Feliz Miércoles!
¡Espero os haya gustado la historia…
Anuncios

Más vale Tarde que Nunca……cierto?¿?¿

Tomo ésta célebre frase para disculparme, puesto que desde el 11 de Mayo hasta el 13………….


Al fin llegó a Barcelona el Certamen ”BRIDAL WEEK NOVIAESPAÑA 2012”

Si quieres saber más!!Te invito a que te

pases por Eventos, y descubrirás mi 

experiencia personal!







Prometo que más adelante subiré fotos de los desfiles que más me impresionaron. Aún estoy haciendo la selección!








Feliz Martes!!!

Do d’avui (Dádiva de hoy)

”Do d’avui” con ella me propongo regalarte cada Miércoles una bonita historia, una atractiva curiosidad, interesantes anécdotas…



La triste historia de una linda canción


LA CANCION “LIBRE” DE NINO BRAVO 

 La canción habla del primer alemán que murió intentando atravesar el muro de Berlín. 
Peter Fechter, un obrero de la construcción de 18 años, intentó huir junto con un amigo y compañero de trabajo, Helmut Kulbeik. Tenían pensado esconderse en el taller de un carpintero, cerca del muro, y, tras observar a los guardias de la “frontera” alejándose, saltar por una ventana hacia el llamado “corredor de la muerte”, atravesarlo corriendo y saltar por el muro cerca del Checkpoint Charlie, a Berlín Oeste. 
  Hasta llegar al muro las cosas salieron bien, pero cuando se encontraban arriba, a punto ya de pasar al otro lado, los soldados les dieron el alto, y a continuación dispararon. Helmut tuvo suerte, Peter resultó alcanzado por varios disparos en la pelvis, cayó hacia atrás, y quedó tendido en el suelo en la “tierra de nadie”, durante cincuenta angustiosos minutos, moribundo, desangrándose, a la vista de todos, y sin que nadie hiciera nada. 
Gritó pidiendo auxilio, pero los soldados soviéticos que le habían disparado no se acercaron, y lo único que pudieron hacer los soldados americanos fue tirarle un botiquín, que no le sirvió de ayuda, ya que sus graves heridas internas le impedían moverse, y poco a poco fue perdiendo la consciencia. Durante casi una hora, los ciudadanos de ambos lados de Berlín contemplaron impotentes su agonía, gritando a los soldados de ambos lados para que le ayudasen. 

  Pero ambos bandos tenían miedo de que los del otro lado les disparasen, como había pasado en otras ocasiones anteriores; aunque ninguna en una circunstancia tan perentoria como esta y a las dos del mediodía, con tantos testigos presentes, incluyendo periodistas en el lado occidental. 
Los soldados del lado oriental, zona a la que pertenecía en realidad la “tierra de nadie”, tampoco le ayudaron, y no se acercaron hasta pasados 50 minutos, seguramente para que sirviera de ejemplo para cualquier otro que pensase huir. 

 (Aún así, entre 1961 y 1989 murieron más de 260 personas, sólo intentando cruzar el Muro; además de los que murieron al querer cruzar la frontera entre las dos Alemanias, y ya no hablemos de los que estuvieron en la cárcel por intentarlo, o por ayudar a otros). 
Cuando por fin se acercaron los soldados de la RDA y se lo llevaron, los ciudadanos de ambos lados gritaron repetidamente “¡asesinos, asesinos!”. En el lado occidental, se sucedieron las protestas y las manifestaciones los días siguientes, y los habitantes del Berlín Oeste comprendieron claramente lo difícil que sería para sus familiares y amigos del Berlín Este el intentar escapar. Asimismo, también se dieron cuenta, decepcionados, de que los soldados americanos, en pleno auge de la Guerra Fría, no harían nada para ayudarles en circunstancias similares. Fue un duro golpe para la esperanza de los berlineses. 


  La canción, escrita diez años después de los hechos, recoge una historia y unas fotos que dieron la vuelta al mundo, y que todavía hoy son símbolo de la crueldad humana. En el lugar donde murió Peter Fechter, se levantó en 1990 un monumento. Ya en 1997, dos antiguos soldados de la RDA fueron juzgados, y admitieron haber disparado contra Peter Fechter. Se les declaró culpables, y fueron condenados a un año de cárcel. En el juicio el forense declaró que toda ayuda hubiera sido inútil, ya que la gravedad de las heridas le hubiera causado la muerte en cualquier caso. Pero es algo que nunca sabremos, ¿verdad? 
La canción es símbolo de todo el pueblo alemán que soñó con huir, ya que si Peter fue la primera víctima del muro, el último, Chris Gueffroy, en 1989, tenía, precisamente, veinte años…





..os dejo con la canción

  TIENE CASI VEINTE AÑOS y ya está 
cansado de soñar; 
pero TRAS LA FRONTERA está su hogar, 
su mundo y SU CIUDAD. 
Piensa que la ALAMBRADA sólo 
es un trozo de metal 
algo que nunca puede detener 
sus ansias de volar. 
Libre, 
como el sol cuando amanece yo soy libre, 
como el mar. 
Libre, 
como el ave que escapó de su PRISIÓN 
y puede al fin volar. 
Libre, 
como el viento que recoge MI LAMENTO Y MI PESAR, 
camino sin cesar, 
detrás de la verdad, 
y SABRÉ LO QUE ES AL FIN LA LIBERTAD. 
Con su amor por bandera se marchó 
cantando una canción; 
marchaba tan feliz que NO ESCUCHÓ 
LA VOZ QUE LE LLAMÓ. 
Y TENDIDO EN EL SUELO SE QUEDÓ, 
SONRIENDO Y SIN HABLAR; 
SOBRE SU PECHO, FLORES CARMÉSÍ 
BROTABAN SIN CESAR.




link





Espero os haya gustado
¡Feliz Miércoles!